TANTO TIENES, TANTO VALES

Tanto tienes, tanto vales

Os cuento un tipo de paciente que cada vez es más frecuente en mi consulta: chavales que llegan a la Universidad tras un recorrido académico relativamente exitoso, pero que ahora están desmotivadísimos, aislados, jugando a videojuegos todo el día, consumiendo cannabis, series o videos de youtube. 

Ojo porque no tienen nada que ver con el fiestero que se dedica a socializar, digamos “en exceso”, irse de fiesta y llegar (o no) de amanecida a clase.

Este tipo de estudiante es, al contrario: evita “sentir”. No quiere experiencias nuevas, quiere “no estar”.  Sin sueños, sin planes, sin empuje.

¿A qué se debe?

Yo creo que tiene mucho que ver precisamente con ese recorrido exitoso del pasado. El éxito forma parte de su ADN y por tanto el miedo al fracaso también.

Sienten que solo serán dignos de ser aceptados y queridos si logran éxito en todo. Seguramente en la infancia han obtenido más atención con sus logros que con sus fracasos y más por esos logros que por lo que son como personas sin más. De alguna forma han sentido que se les acepta como seres exitosos, y lo que se sale de eso no tiene sentido.

Entonces surge el terror al fracaso y con él, la parálisis, el no hacer para no equivocarse. No se muestran porque temen que los demás descubran que son un “fraude”. Y como tal fraude, no merecen ser amados.

Cuando me encuentro con estos chicos (normalmente son hombres), intento hacer dinámicas familiares donde pueda comprobar que en realidad, aunque él no lo haya percibido así, su gente le acepta como es, por su persona, por cómo habla, se mueve, piensa o se relaciona, no solo por los logros que consiga en la vida.

#ungestocambiatuvida

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.