POR QUÉ ESTÁS TAN QUEMADO EN TU CURRO

¿Te cuesta levantarte por la mañana para ir a trabajar? ¿los lunes son un horror, los domingos depresivos y los viernes parece que renaces de tus cenizas? ¿sueñas con que a tu jefe o jefa le pasan cosas muy pero que muy desagradables y te despiertas con una sonrisa? ¿crees que tus compañeros de trabajo van a lo suyo y que nada avanza como debería? ¿estás agotado/a emocionalmente hablando? ¿sientes que ya no avanzas profesionalmente?

Si es sí a todo o casi todo… lamento comunicarte que estás más quemado/a que la pipa un indio.

La llamada “satisfacción laboral” ha sido objeto de estudio desde hace mucho. Aspectos como optimismo, entusiasmo, bienestar subjetivo, felicidad, etc, están involucrados en que los trabajadores sintamos satisfacción y por tanto seamos más productivos.

Y ¿qué es todo eso sino EMOCIONES? Vaya, que seguimos aterrizando en la Educación y Gestión Emocional como parte importante, MUY IMPORTANTE, de nuestra felicidad.

Para concretar más: si tu jefe es idiota, sencillamente no puedes hacer nada por cambiarlo, por mucho que te enfades o te deprimas, tu jefe seguirá siendo idiota. Así es que lo mejor que puedes hacer es ver su idiotez como parte de una oportunidad que te brinda la vida de alguna forma. Se trata de identificar qué emoción genera en ti su idiotez (por ejemplo, impotencia y frustración), ponerle nombre y a partir de allí pensar en cómo combatir TU emoción, no SU idiotez. Por ejemplo, puedes optar por aliarte con algún compañero para avanzar en determinadas tareas sin que el jefe tenga que intervenir, en vez de discutir con él y darte cabezazos contra un muro, o sea, contra su idiotez.

Consejo para identificar correctamente tus emociones: usar Moodeler, App web de nuestra creación que te va a encantar. Entra tres veces al día y registra tus emociones, verás cómo descubres que aterrizar en ellas con todos sus matices te va a ayudar mucho. Empieza ya aquí: https://moodeler.com/Home

#ungestocambiatuvida

#moodeler

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.