ACTITUDES COMUNICADORAS

Si no quieres leer, mira el vídeo al final

A instancias de mi buen amigo Luis Ferruz, para el Grupo de Facebook AMIGOS DE LUIS FERRUZ. GRUPO DE ECONOMÍA Y FINANZAS, elaboro esta pildorilla analizando las principales actitudes comunicadoras que hemos de cultivar, tengamos la edad que tengamos.

En otras pildorillas ya he tratado cómo debe ser una comunicación eficaz, los errores más importantes que cometemos al comunicarnos e incluso tengo un tutorial para entrenamiento en comunicación en pareja.

En esta ocasión, profudizaré un poco en ciertas actitudes personales que puedes cultivar para comunicarte de forma eficaz.

Para mí una de las cosas más importantes es ser uno mismo, no actuar en una comunicación. Esto es algo que les digo mucho a los adultos que hablan con los niños como si fueran tontos. Son pequeños, no tontos, por lo que no hace falta poner esa vocecita ñoña ni hablarles a gritos. Y cuando queremos explicar algo, hacerlo desde la naturalidad que da el saber lo que dices. Una mentira se pilla muy bien por tu simple actitud al hablar.

Por otro lado, piensa que tu comunicación mejorará mucho si de verdad crees en lo que estás diciendo, si te interesa lo que dices. Un ejemplo muy claro es la diferencia entre un docente que ha vivido en propia experiencia lo que está contando que uno que habla porque lo ha leído en un libro. Nada que ver.

Pero ojo, no solo te tiene que interesar  lo que dices tú, sino lo que dicen los demás también. Si no sabes escuchar de forma activa, es decir, escuchar de verdad, tu comunicación estará coja al 50%.

Expresar opiniones implica necesariamente que debes respetar las de los demás. Ni juzgues, ni te excuses. Si opinas diferente a alguien, no seas condescendiente diciendo cosas como “bueno, yo seguramente opino así porque me pasó esto o aquello…”,  ni juzgues al otro de antemano “tú dices eso porque eres así o asá”. Eso la mayoría de las veces desacredita al otro y por tanto el diálogo ya se va a mover por otros derroteros porque ya lo de menos es lo que se está discutiendo, lo de más es la sensación de ataque que tienen tu oyente y su actitud a la defensiva que generará en ti lo mismo…y así se llega al diálogo de besugos.

Ser breve. Eso a veces a mí me cuesta. Y lo estoy entrenando intentando hacer cada vez mejor estas pildorillas. No marees la perdiz dándole vueltas al mismo discurso. Eso se lo deberían decir a los agentes de Amazon, que te repiten mil veces en la misma llamada eso de “bueno, señora, lamento mucho lo que está ocurriendo con su paquete y de veras que estamos aquí para ayudarle”. Resulta tedioso y desesperante cuando tienes algo que hacer.

La claridad.Cómo odio esas personas a las que no se les entiende nada de lo que dicen porque quieren ser tan “cultas” que resultan pedantes o sencillamente incomprensibles. Algunos políticos son ejemplo claro de ello.

Y la que más me gusta: habla de tus sentimientos. Los sentimientos son los pensamientos ligados a las emociones. Si tu sistema líbico se dispara con una emoción desagradable como la rabia, por ejemplo, pues porque te estás sintiendo mal ante algo que está diciendo alguien sobre ti, no te defiendas ni le acuses con el consabido “y tú más”. Pierde 10 segundos en respirar, darte cuenta de la emoción que sientes y expresarlo: “eso que dices me hace pensar que no me aprecias (sentimiento), porque me he sentido atacado” y añade una pregunta “¿es eso lo que pasa?”

#ungestocambiatuvida

Actitudes comunicadoras

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.