SERIE: «DESARROLLO DEL TALENTO EN LA ESCUELA»

INTRODUCCIÓN

INTRODUCCIÓN A LA SERIE «DESARROLLO DEL TALENTO EN LA ESCUELA»

No me voy a extender en justificar que hace falta un cambio de paradigma en nuestro Sistema Educativo, eso ya es tan evidente que no me voy a repetir.

Hoy comienzo una serie dedicada a dar pautas más explícitas y concretas para que ese cambio de paradigma se produzca.

Me voy a basar, sobre todo, tanto en mi experiencia profesional como en la inspiración que aportan libros como “El Modelo de Enriquecimiento para toda la Escuela. Una guía práctica para el desarrollo del talento” (Renzulli, J.S., Reis S.M. y Tourón, J., 2021). Haré referencia a otras obras que citaré cuando proceda.

Parto de la firme convicción de que los docentes son profesionales ambiciosos, con ganas de que sus aulas se conviertan en lugares de aprendizaje fascinantes. Pero, por desgracia, se sienten totalmente esposados a un sistema que somete a base de burocracia, protocolos, normas y requisitos impuestos.

Y no es que un sistema normativo sea malo en sí. Solo lo es si no deja espacio a que el docente pueda implementar oportunidades de aprendizaje y enriquecimiento para todos y cada uno de sus alumnos. Sin dejarse a nadie.

Todos los alumnos deben dedicar tiempo en la escuela a desarrollar sus talentos.

Esta serie pretende darte un marco de referencia del que partir. Tú, docente, has de hacer el resto a base de interrelacionar tus conocimientos, tanto de contenido, como pedagógico y tecnológico. Y, evidentemente, centrándote en el contexto en el que estás inmerso.

Tendrás un plan a partir del que podrás ofrecer a tu alumnado oportunidades de crecimiento que les motivarán y enriquecerán su educación.

Vas a aprender a evaluar las fortalezas de tu alumnado de forma que podrás diseñar un itinerario formativo que genere la oportunidad de llegar a su máximo potencial.

En 10 capítulos voy a acompañarte en un proceso basado en el Modelo SEM (Modelo de Enriquecimiento para toda la Escuela) que te va a llevar a disfrutar de tu labor como docente y como consecuencia a que tu alumnado te adore.

Iré añadiendo aquí cada capítulo.

¡Empecemos!

CAPÍTULO 1: CÉNTRATE EN LAS FORTALEZAS DE TU ALUMNADO

CÉNTRATE EN LAS FORTALEZAS DE TU ALUMNADO

Tenemos un sistema educativo que se centra en las debilidades más que en las fortalezas. El sistema se focaliza más en hacer que el alumnado llegue a unos mínimos homogéneos en vez de buscar desarrollar sus fortalezas al máximo.

Me explico mejor: hoy por hoy existen profesores específicos para ayudar al alumnado que no llega a los estándares. Además, las familias ponen también recursos propios a través de clases de refuerzo y profesores particulares para que les ayuden a llegar al “aprobado”. Pero nos olvidamos totalmente de potenciar aquellas facetas del alumnado que son talentos. Por ejemplo, se les dan clases extra de matemáticas, pero no se intenta desarrollar su creatividad, por ejemplo, cuando quizá sea un niño al que se le dan mal las mates precisamente por tener un pensamiento divergente muy desarrollado, que es el que está en la base de la creatividad. A base de echarle horas a intentar paliar una debilidad, le restamos oportunidades de desarrollar uno de sus talentos mejores.

Por otra parte, está ya investigado (Renzulli, Reis y Tourón, 2021) que el rendimiento académico mejora cuando conseguimos que el alumnado se entusiasme con el aprendizaje, disfrute aprendiendo y se compromete con su proceso.  

Si solo nos centramos en que el alumnado “apruebe” un examen, nos perdemos la oportunidad de implementar un aprendizaje investigativo que consiga ese entusiasmo, compromiso y disfrute.

¿Cómo hacerlo?

1.- Crear un perfil individual de cada uno de tus alumnos donde se recojan:

– sus niveles de rendimiento,

– intereses,

– preferencias de aprendizaje y

– modos preferidos de expresión

Este perfil deberá irse renovando cada cierto tiempo, ya que los alumnos irán cambiando de nivel, intereses y demás.

2.- Identificar, seleccionar y crear recursos atractivos a partir de esos datos y que cuadren con los contenidos que hay que impartir según la Ley. Siempre con un lema: “sin emoción, no hay aprendizaje” (Mar Romera).

3.- Adaptar los programas académicos de forma que haya diferentes velocidades y niveles, para que cada alumno pueda llegar a su máximo potencial, huyendo de la homogeneización.

4.- Organizar grupos heterogéneos en edad y nivel, pero con intereses parecidos para que trabajen colaborativamente en un proyecto determinado. Proyecto que recogerá los diferentes niveles de ese mismo bloque de interés.

5.- Introducir a las familias en alguna fase de los proyectos. Para ello es necesario conocerlas bien para que encajen de forma efectiva.

Y hasta aquí el capítulo. En los siguientes iremos profundizando un poco más.

#ungestocambiatuvida #porunanuevaescuela

CAPÍTULO 2: GRUPOS HETEROGÉNEOS DE TRABAJO

Crea grupos heterogéneos de trabajo en tu aula

En el capítulo anterior hablamos de que tu modelo de enseñanza ha de estar basado en las fortalezas de tu alumnado, para lo que habrás creado un perfil individual de cada alumno.

A partir de ese perfil, vas a generar y buscar recursos motivantes para desarrollas dichas fortalezas, recursos que van a estar inmersos dentro del propio desarrollo curricular que estás obligado a implementar.

Si has diseñado tu programa con diferentes niveles, ahora toca crear grupos heterogéneos de aprendizaje.

Lo ideal es que fueran de diferentes edades, es decir, generar estos grupos de trabajo, con una espacio y tiempo dentro del calendario escolar, contando con el resto de tus compañeros de etapa. Es decir, generaríais x grupitos por afinidades, independientemente de la edad y el nivel, dentro de la misma etapa educativa, por ejemplo, en infantil os coordinaríais las tres profes de forma que crearíais x grupitos que rotarían según disponibilidad de calendario y espacios, por estos tipos de actividades:

  • Experiencias enriquecedoras que normalmente no incluye el “temario” de clase. Para ello se puede echar mano de las familias. Por ejemplo, un padre o madre que le gusta la papiroflexia puede hacer un taller donde, a diferentes niveles, les enseñará a hacer algo. O un padre o madre que es experto en fotografía o edición de vídeo, puede enseñarles nociones básicas a diferentes niveles. O un padre que trabaja en un museo puede organizar una excursión para ver concretamente una pieza y explicar los misterios que tiene a veces el arte.
  • Grupos de enriquecimiento. Aquí trabajan unidos para avanzar en su interés común. Si tenemos un grupito que coinciden en tener fascinación por los dinosaurios, pues en este lugar y espacio, por ejemplo, una vez a la semana, se reúnen con el especialista en la materia que puede ser un miembro de su familia o uno del equipo docente, y se dedican a investigar sobre ese tema de diferentes formas.

Bien, pues ya has puesto en marcha un par de “accesorios” que van a favorecer que tu alumnado tenga la oportunidad de desarrollar mejor sus talentos e intereses y no solo el cubrir una serie de estándares sin más.

En el siguiente capítulo hablamos de esas actividades enriquecedoras con más detalle.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.